Jornadas "La Incidencia de las políticas agrarias Europeas en las zonas de Montaña y planteamientos de futuro"

Perspectivas de futuro de la PAC y estado de la cuestión: ¿Los territorios rurales de Montaña existen en la PAC?. Eduardo Moyano Estrada.

La reforma de la política agraria actual está unida a un cambio presupuestario y por primera vez en la historia de al PAC se produce esta situación. Este aspecto debe verse como una ventaja porque así quedarán blindadas en el presupuesto partidas para diferentes campos. La desventaja está en el momento en el que se produce con un descenso de fondos disponibles.

El proyecto cuenta con la innovación de ser la primera vez que se abre a debate público de la sociedad civil. La política agraria deja de ser un tema sectorial y pasa a una concepción más amplia, no solo agraria.

En la actualidad hay 6 Reglamentos a debate en el Parlamento Europeo, se prevé terminar los debates en 2012 y en 2013 pasarían al Consejo y se debatirán entre Parlamento, Consejo y Comisión.

El proyecto de la PAC:

Se mantiene la forma en dos pilares, mercados y desarrollo rural, dentro de desarrollo rural se contempla la estructura agraria, la competitividad, Red Natura y desarrollo rural territorial.

El reparto económico es el 76% para el primer pilar y el 24% para el segundo. Existe la posibilidad del trasvase de fondos de un pilar a otro por decisión de los países miembros. Existe una partida de 16 mil millones de euros como complemento, destinado a financiar asuntos no incluidos en ninguno de los dos pilares (medidas sanitarias, lucha contra la pobreza, innovación y desarrollo agroalimentario, adaptación a la globalización, fondo de emergencia o crisis…)

Estructura del primer pilar:

Se contemplan pagos directos con la supresión de derechos históricos. A lo largo del periodo se pretende converger los pagos de los agricultores de los diferentes países, se definirán regiones agronómicas para que los pagos se construyan en base a esas regiones establecidas por características y rendimientos.

-          Pago básico para todas las regiones (el contribuyente europeo paga al agricultor por tener su explotación en condiciones de producir).

-          Pago complementario: jóvenes, medioambiental, zona desfavorecida…

La filosofía del segundo pilar se incorpora al primero. Está financiado al 100% por la UE. Existirá un régimen simplificado par pequeños agricultores en materia de pagos directos. Se mantiene la modulación porque se establece un techo máximo de ayudas, aunque débil. Se deberá articular desde los Estados para evitar la concentración de ayudas en grandes agricultores.

Se define por primera vez “agricultor activo”. Es objeto de debate, puede ser una buena iniciativa pero puede perjudicar a quien no debe.

 Estructura del segundo pilar, desarrollo rural:

La iniciativa LEADER se aprobó como iniciativa de la Comisión a propuesta del FEADER con la intención de aplicarla como política si tenía buenos resultados. El reglamento FEADER lo incorpora como política en el eje 3. La segunda intención integra lo agrario, territorial y ambiental, pero en la práctica no se ha integrado.

En la propuesta se mantiene el desarrollo rural dentro de al PAC, pero abre la posibilidad de ser financiado con otros fondos pero para ello las REDEs y las Comunidades Autónomas tienen que reaccionar a tiempo, se debería de salir de las Consejerías de Agricultura, abrir otra estructura como filón en estrategia territorial.

Hasta ahora, FEDER ha sido destinado a infraestructuras y no se ha hecho desarrollo, pero el Libro Verde de la Cohesión da un giro a la visión de los fondos FEDER al desarrollo rural y es una oportunidad que hay que aprovechar porque si el desarrollo sigue siendo una política residual los grupos y su labor están abocados a la desaparición.

El segundo pilar es cofinanciado por los Estados y en la situación actual va ha ser complicada la situación. Queda una esperanza en la nueva definición de regiones pues se ha creado la figura de regiones en transición que son las que por estadística saldrían al superar al media europea pero que no cuentan con una situación esperanzadora.

 

Marcas de Calidad Territorila. Eloy Rodríguez.

Desde el proyecto de cooperación territorial “Marca Territorial”

CALIDAD RURAL: una etiqueta para la calidad territorial.

En el proyecto participan 25 territorios. El objetivo es la competitividad económica, social y ambiental, el territorio, las relaciones y la participación. Apuesta por los canales cortos de comercialización pues la lógica comercial está decayendo.

Para conseguir la marca territorial se han impuesto unas obligaciones reflejadas en 10 indicadores agrupados en 6 familias: territorio, proyecto con diagnóstico, estrategia, marca territorial registrada y con carta general, uso de la marca, responsabilidad social y la intersectorial dad.

Las auditorías las realiza la Universidad de Córdoba. Las empresas contribuyen a la marca garantizando la calidad de los productos y servicios y su responsabilidad social. La empresa aspira con ello a consolidar su negocio, expandirse y mejorar su posición en el mercado.

Se exige a todas las empresas el distintivo de la marca paraguas y la del territorio. Se ha creado una asociación que es la propietaria de la marca y en ella participan los grupos y las empresas portadoras. Se está organizando el Club de Excelencia Calidad Rural con tres comités: turismo, agroalimentaria y artesanía.

El elemento diferencial en el mercado es “el origen” y se busca crecer para llegar “a más”.

Nuevos Modelos: Trenzando Diversidad. Ángel de Prado.

Trenzando Diversidad nación como proyecto piloto desde una perspectiva paisajística y de prevención de incendios y se ha convertido en una cuestión de supervivencia y alimentación.

Busca la recuperación del patrimonio etnográfico material e inmaterial y su puesta en valor como recurso. Es una alternativa a la lógica de mercado que no tiene salida, busca la relación directa y la economía de subsistencia, la autogestión. Apuesta por un cambio en el modelo energético con el aprovechamiento del capital humano y los recursos naturales.

Decrecimiento. Ángel de Prado

La superpoblación planetaria es un problema actual, con un incremento de 77 millones de habitantes cada año. En el siglo XX, la economía se multiplicó por 14, el uso de la energía por 16, el uso del agua por 9 y la emisión de CO2 por 13. El hombre convierte en plaga a sus principales competidores, con 1.000 millones de vehículos y 1.600 millones de reses. No es sostenible un consumo medio de 22.000 calorías al día para movernos.

El agua potable se acabará antes que el petróleo y el petróleo al ritmo de consumo actual durará 40 años, la energía nuclear se quedará sin uranio antes de 60 años. Para vivir debería bastar una hectárea productiva para alimentarse y depurar los residuos. Desde 1985 la especie humana traspasó la capacidad del planeta para producir alimentos, agua, energía y materiales, de todo ello deriva la erosión, el cambio climático, la pérdida de biodiversidad…

El cambio producido en los últimos 50 años de lo rural a lo urbano, lo agrario a lo industrial y a los servicios, el desprecio del territorio, desprecio de los recursos naturales y desprecio del conocimiento tradicional, es el fracaso de una sociedad que no se preocupa de los recursos vitales. Es necesario recuperar la cultura campesina para sobrevivir a la crisis planetaria. Nos toca construir un nuevo mundo basado en el respeto a la naturaleza, la justicia social, el cambio energético, nuevos sistemas financieros, la autogestión, las nuevas tecnologías, los nuevos sistemas del conocimiento y el nuevo paradigma político. Debemos construir modelos alternativos de vida forjados desde la autogestión, la autosuficiencia, la diversidad, la democracia participativa y la equidad.

La responsabilidad para el cambio la tenemos todos y todas, podemos contribuir creando hogares autosuficientes, preocupándonos por una alimentación sana, un uso racional del agua y la energía, por la organización de mercados locales solidarios y justos que habría que dinamizar desde entornos próximos. Si no decrecemos, no creceremos.

Relaciones Urbano-Rural. Daniel López García.

El poder de lo rural está emergiendo, el modelo simbólico de la ciudad está en crisis, se está produciendo un rechazo a la globalización y debemos descubrir el gusto de cooperar y el “placer de lo bonito”.

Se debe de apostar por un pacto social por un mundo rural vivo, con una agricultura de calidad y sostenible, el mantenimiento de la biodiversidad y el vínculo vivo con la naturaleza. Para conseguirlo existen fórmulas y modelos a través de canales cortos de comercialización y venta directa que aportan como beneficio la confianza y el conocimiento mutuo, el compromiso, la puesta en valor de la actividad rural, la negociación de precios justos, la dinamización de otros procesos sociales y el reequilibrio de las relaciones de poder.

La comercialización de ecológico en España va en aumento, pero sigue siendo la venta a través de la comercialización moderna la que mayor porcentaje tiene. Los grupos de consumo se extienden y debemos apostar por el empoderamiento y las nuevas formas de comercialización entre productores a través de modelos archipiélago.

La actual crisis es urbana, ha ocurrido en otros momentos de la historia (2ª GM, años 70 con la crisis del petróleo…) y ya existen movimientos importantes a favor de lo rural como el movimiento por la Soberanía Alimentaria. Hoy nos encontramos con una sensibilización que surge en las ciudades y se refuerzan con la crisis, un potencial para revitalizar lo rural con el apoyo de las poblaciones urbanas.

 

Mesa redonda: Propuestas de aplicación del enfoque LEADER en el futuro

Aurelio García Bermúdez (Presidente de REDR)

Actualmente la situación crítica que atraviesa el país está provocando una grave crisis en los Grupos de Acción local y por consecuencia en el desarrollo rural.

Es importante remarcar la importancia que tienen los Grupos de Acción Local y la metodología LEADER, pues han demostrado que las iniciativas colectivas locales pueden impulsar el desarrollo en zonas rurales.

Hay que apostar por el medio rural pues es quien realmente crea empleo. Debemos de dejar de hacer capitalismo rural y empezar hacer propuestas para preparar al medio rural frente a esta nueva era.

Actualmente la REDR se encuentra elaborando un documento en el que se recoge la opinión de cómo debe ser el nuevo periodo, reparto de fondos, la importancia de los grupo para el desarrollo rural…Hay líneas de trabajo en las que hay que trabajar y Europa puede echar una mano.

José Andrés García Moro (Presidente de REDER)

Tenemos que adaptarnos al cambio. Hay un agotamiento de ideas, tras años de trabajo con las mismas personas.

El desarrollo se propone contribuir a la mejora de las condiciones de vida de cada territorio. Esto es, afrontar desde una perspectiva estratégica e integradora, el conjunto de los factores que constituyen el marco de vida de cada población. Esta perspectiva de desarrollo integrado y global, representa un reto importante y exige definir estrategias de desarrollo capaces de desencadenar progresos y mejoras en el conjunto de la población y de sus actividades.

Los grupo LEADER poseen una gran eficacia a la hora de aplicar los fondos públicos.

Problema de los LEADER? Escasa comunicación con el mundo exterior

José Manuel de las Heras (Coordinador general de la Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos)

Es necesario un entendimiento entre todos. La participación de todos los sectores implicados en el medio rural.

La reforma de la PAC nos preocupa. Los agricultores se ven afectados de forma negativa con estas reformas. Si nos exigen competitividad deben existir políticas eficaces e infraestructuras que nos permitan ser competitivos

Si no hay una buena economía en el medio rural no habrá un buen desarrollo.

José Antonio Turrado (Secretario General de ASAJA)

Es necesario luchar y defender las medidas e instrumentos que permitan a los agricultores y ganaderos seguir viviendo en las zonas rurales. Existe una gran preocupación porque los recortes del ministerio de Agricultura puedan afectar de forma negativa al desarrollo Rural en Castilla y León.

Si hablamos específicamente de la ganadería en las zonas de Montaña, podemos decir que esta es más costosa y difícil, por lo que me atrevo a decir que los ganaderos y agricultores de estas zonas deberían recibir un plus por la dificultad que supone vivir en estas zonas